Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

EXTERMINO DE JÓVENES EN CIUDAD BOLÍVAR Y CAZUCÁ

EXTERMINO DE JOVENES EN CIUDAD BOLIVAR Y CAZUCA Links LIMPIEZA SOCIAL

¿Cuales son las causas de la limpieza social en Ciudad Bolívar y Cazucá?

PRESENTACIÓN

En el curso de teorías y métodos de investigación en historia II, quisimos abordar la historia popular, a partir de las historias orales y de vida, donde investigaremos el tema de la "limpieza social" como crímenes de lesa humanidad, perpetuado por los actores del conflicto armado en Colombia, hacia grupos de jóvenes de la localidad 19 de Ciudad Bolívar y de Cazucá comuna 4 del municipio de Soacha; teniendo en cuneta el estrecho vinculo que existe desde 1991 con la llegada de los paramilitares disfrazados de "limpieza social", La zona de Ciudad Bolívar y Altos de Cazucá fue décadas atrás territorio de apoyo logístico de las FARC, pero pasó luego a manos de los paramilitares, que proliferaron desde los años 90. Donde haremos una investigación documental y práctica en algunos barrios de las zonas antes mencionadas. Donde requeriremos nuevos enfoques y procesos que a las ves nos permitan incorporar mas allá de lo instrumental, las herramientas teóricas y conceptuales útiles para desarrollar reflexiones y criticas desde nuestra labor pedagógica.

«La "limpieza" de un país, que conduce a los peores excesos y desviaciones, normalmente empieza con los llamados-por los nuevos justos-desechos humanos (homosexuales, vagos, rateros, drogadictos, prostitutas). Para envolver luego a los lideres agrarios, comunales, sindicales o a las personas que profesan ideología contraria al sistema y son incomodas por que la pregonan.»1

 

INTRODUCCIÓN

El proyecto de investigación lo estamos desarrollado en la localidad 19 de Ciudad Bolívar, particularmente en los barrios más altos que limitan con el municipio de Soacha, entre ellos, Perdomo (Alto, El Pino e Ismael), Jerusalén, Potosí, Santa Viviana, Sierra Morena y Vista hermosa, al igual que en Altos de Cazucá, en el municipio de Soacha, este ultimo ubicado al sur occidente de Bogotá y esta dividido en 6 comunas y dos corregimientos rurales, la comuna 4 es donde se localiza el sector de Altos de Cazucá, es una asentamiento urbano levantado sobre la ladera de dos cerros, cuyas entrañas son diariamente devoradas por la maquinaria de empresas dedicadas a la extracción de materiales para la construcción en especial piedra, arena y gravilla, en cuyas bases se aprecian los despojos de un antiguo embalse que surtía de agua a Bogotá el "embalse terreros".

Ciudad Bolívar y Altos de Cazucá, separados apenas por una calle, son también el precario hogar de decenas de miles de campesinos que escapan del conflicto armado en casi cualquier parte del país y llegan a la capital en busca del Estado que los proteja. Una de las características más sobresalientes del proceso de urbanización del sector, es que corresponde a una iniciativa mas particular que colectiva es decir su poblamiento no ha sido masivo, si no que obedece a un tipo de desplazamiento que se llama "gota a gota", un desplazamiento casi imperceptible un desplazamiento en soledad, en cuya base se encuentran tanto intimidación de los protagonistas del conflicto armado interno, como la pobreza, la injusticia, la exclusión y el abandono estatal.

 

La violencia en Colombia nos afecta a todos y a todas, pero el sector de la población que mas se visto afectada, sin duda alguna es el de los hombres y las mujeres menores de 25 años, dicho sector no ha decidido nunca el inicio y la terminación de las guerras, tampoco ha sido consultado para determinar el curso de las confrontaciones, pero suele ser sistemáticamente vinculado directamente al ejercicio de la violencia, estigmatizando como sospechoso por parte de los bandos enfrentados, o sencillamente eliminados por quienes protagonizan la violencia y el conflicto armado interno cuando los consideran por no funcionar a sus propósitos.

 

Las alternativas sociales y de recreación para la juventud también son escasas para el alto número de mujeres y hombres jóvenes que salen diariamente a las calles de bogota en especial en Ciudad Bolívar y Altos de Cazucá, en busca de un espacio para expresarse o simplemente para matar el tiempo. La calle suele ser en los ámbitos urbanos uno de los principales escenarios para la socialización y la instauración de redes de socialización, transición y comunicación, sin embargo, debido a la presencia creciente de los mas variados grupos y tipos de actores armados legales e ilegales y la creciente inseguridad ciudadana, la calle se esta volviendo una zona de peligro en la que los jóvenes suelen ser estigmatizados, criminalizados, reclutados o asesinados por el hecho de no estar en el hogar o en la escuela, por negarse participar de las acciones bélicas, o por cultivar practicas culturales que algunos adultos no comprenden con facilidad, «Tal vez la mayor demostración de intolerancia y de incapacidad de la sociedad para confrontar sus problemas y buscar soluciones reales a los mismo, es el asesinato de personas motivado en que representan sectores sociales o ideas adversas a las de sus ejecutores o inspirados, o por que asumen comportamientos repudiados colectivamente, pero que las políticas sociales y los mecanismos de sanación y represión, han sido capaces de reducir y erradicar.»2

 

JUSTIFICACIÓN

 

Cansados de contemplar el lamento en que se han convertido las calles de muchos de los barrios visitados, hemos decidido juntar nuestras manos y nuestro esfuerzo, nuestra voces, nuestros sueños y nuestra forma particular de acercarnos, para emprender una de las tareas mas difíciles que existen, ayudar hacer visible lo invisible, «Por que nuestra palabra es esencial es acallada, por que nos negamos a aceptar la "ley del Silencio" que quieren imponernos y por ello vamos a caer día a día nuestros hermanos, los parceros, los amigos, por que los señores de la guerra nos imponen el toque de queda después de las 6:00 de la tarde y nosotros insistimos en que tomaremos las esquinas y haremos de la calle un lugar de encuentro, por que queremos ser distintos y no distantes, por que queremos decir, afirmar, gritar que nadie tiene derecho a decidir la vida y la muerte, creemos que ningún pretexto, ninguna excusa, ningún argumento puede justificar que se corte abruptamente la primavera de una vida, por que queremos mostrar que en las barriadas, además de la pobreza, la marginalidad y el desarraigo, la peste del plomo esta acabando con la vida.»3

 

(1)ROJAS, Carlos. La Violencia Llamada Limpieza Social. CINEP. Bogota 1994. Pág. 10

(2)SEGOVIA MORA, Guillermo. La Violencia en Santa fe de Bogotá. CINEP. Bogotá. 1994. Pág. 57

(3)Charla con un joven de 27 años vinculado a la Red de Jóvenes Unidos por la Paz en Altos de Cazucá 25 de septiembre del 2006

HISTORIA POPULAR

LLEGADA A LA ZONA

 

Hace ya tres meses, gracias al apoyo de la Fundación Rayuela, pudimos entrar en contacto con los pobladores de Ciudad Bolívar y Altos de Cazucá. Han sido tres meses arduos, tiempo de encuentros y desencuentros, tiempos de búsquedas, de preguntas que aún esperan respuesta, tiempos de bregas, de cafés y agua de panelas compartidas en medio del frió mañanero y anocheceres de miedo, tiempos de conversaciones intensas, de abrazos fraternos, de miradas cómplices y de lagrimas, tiempos para compartir y celebrar la vida y también tiempos en los que nos ha sido dado convivir con la muerte.

 

Son muchos los derechos que aún están sin garantía en Ciudad Bolívar y Altos de Cazucá. Son muchas las deudas que el Estado, el gobierno local y la sociedad mantenemos con pobladores y pobladoras; baste decir que a pesar del esfuerzo tesonero de sus gentes para mejorar sus condiciones de vida, la zona cuenta con una prestación muy precaria de los servicios públicos (no existe red de alcantarillado y la mayoría de viviendas reciben agua potable durante tres horas al día) hay cantidad de niños, niñas y jóvenes que se encuentran por fuera del sistema educativo y anualmente cerca de unos150 hombres y mujeres jóvenes mueren asesinados a manos de actores que buscan imponer su proyecto cultural de una manera violenta.

 

Son muchas las vidas que han sido segadas en los cerros sobre los que se extienden los barrios que conforman la localidad de Ciudad Bolívar y Altos de Cazucá, vidas que han sido in visibilizadas valiéndose de la bruma cómplice de la impunidad, vidas que han sido negadas sirviéndose de la intimidación y del miedo, vidas que han sido condenadas al olvido jugando a la manipulación y al silencio impuesto.

HISTORIA SUBALTERNA

LAS AUC CONTROLAN LA ZONA

 

«A principios de 1997 se registraron acciones paramilitares en la cabecera urbana de Soacha, en la zona de Altos de Cazuca, en límites con Ciudad Bolívar. En febrero del mismo año, una incursión paramilitar en el barrio Villa Mercedes de ese municipio, terminó con la ejecución y quema del cuerpo de un poblador, luego de ser torturado. En junio, se atribuyó a paramilitares la muerte de seis personas y seis heridos en una incursión contra una fiesta en una cancha de tejo en el sector de Altos de Cazuca»6. Los paramilitares en estas zonas utilizan terrorismos sicológicos como, Los niños buenos se acuestan a las ocho este mensaje, que más parece el consejo de una tierna abuela o la cálida frase de una mamá extremadamente protectora, es la frase con la que los paramilitares han decretado el "toque de queda" en Ciudad Bolívar y que textualmente trascriben sus amenazantes panfletos y graffitis que se completan con la sentencia: "y los que no, los acostamos". A.U.C.

(6)El Tiempo, Enero 19, 2001, pp. 1 y 5A, citado por Vásquez, T. 2002 "Análisis del conflicto armado en Cundinamarca y Bogotá 1995 – 2001", Bogotá: CINEP

Altos de Cazucá

LOS JÓVENES EN CIUDAD BOLÍVAR Y ALTOS DE CAZUCÁ

 

Para nadie es un secreto la constante tensión que enfrentan los hombres y las mujeres jóvenes en los sectores populares urbanos de Colombia, donde además de ser excluidos, suelen ser señalados como "vagos" o "peligrosos", estigmatizados como "desadaptados" o "drogadictos", criminalizados como "amenazas" y/o asesinados bajo el más variado número de argumentos.

 

Un estudio reciente de la Asociación de Trabajo Interdisciplinario (ATI), el Instituto Popular para la Capacitación (IPC) y el observatorio juvenil de la Universidad Nacional de Colombia demostró que los hombres y mujeres jóvenes de Ciudad Bolívar y Altos de Cazucá identifican en sus barrios la presencia de actores armados que«siembran el miedo, limitan el disfrute de los espacios públicos y la sana diversión, impiden la utilización de cierta indumentaria, imponen horarios de transito, y crean un ambiente de miedo y de terror a través de acciones selectivas de limpieza social.»4 En las calles de esta localidad se volvió costumbre que encapuchados hagan control militar de barrios enteros, patrullen, ingresen ilegalmente a las viviendas y recluten adolescentes para engrosar las listas de paramilitares. Los armados incluso trasgreden la propia individualidad e identidad juvenil al imponer la prohibición del uso de piercing, tatuajes, o el cabello largo.

 

Es claro que al imponer restricciones en el horario de circulación, al marcas los parques y las esquinas como sitios prohibidos para el encuentro, al restringir el uso de cierta ropa y exigir un tipo particular de comportamientos, los grupos armados ilegales imponen de manera brutal su proyecto cultural, «ejercen control sobre los cuerpos, la vida y la cultura de los jóvenes se apropian de manera ilegal del espacio publico y están cargando con "significado de muerte" espacios urbanos, como los parques y esquinas, que en otro tiempo fueron para los jóvenes símbolo de encuentro, de intercambio y de vida»5. Lo curioso del asunto es que dicha situación persista, e incluso tienda a agudizarse a pesar de los esfuerzos que durante los últimos años a relazado la fuerza publica por identificar y perseguir a los criminales.

 

Como se dijo anteriormente, son muchos los problemas a la comunidad de Ciudad Bolívar y Altos de Cazucá, aunque no todos ellos son completamente evidentes ni para sus pobladores y pobladoras ni para el gobierno local. Uno de estos problemas es la precariedad en que se encuentra en la zona el derecho a la vida de los hombres y las mujeres jóvenes, un asunto que suele ser naturalizado por gran parte de la comunidad y ampliamente minimizado por la policía nacional y por autoridades locales.

 

Para nadie es un secreto que en las zonas de alta exclusión, como Ciudad Bolívar y Altos de Cazucá, los y las jóvenes suelen ser vistos por sus mismas comunidades como generadores de conflicto y desordenes; así lo reconoce un líder de la zona al señalar: "por aquí siempre se ha visto al joven como un problema, siempre se le ha visto como un delincuente, como u vicioso". Desde estas representaciones sociales no es raro que muchas veces la muerte de los hombres y las mujeres este ampliamente justificada, aún antes de que acontezca. En estas zonas como ya se indico, lo predomínate a sido el asesinato de jóvenes cuando se encontraban reunidos en cualquier esquina del barrio y a quienes se les acusaba de ser drogadictos, ladrones o colaboradores.

(4) Asociación de Trabajo Interdisciplinario (ATI), Jóvenes, conflictos urbanos y alternativas de inclusión. Bogotá: Agencia Sueca de Corporación Internacional para el Desarrollo (ASDI) 2005 Pág. 70

(5) Asociación de Trabajo Interdisciplinario (ATI). Ibíd. Pág. 71

 

Amenazas de las AUC a los grupos de oposición

Captures the excitement of being around this italian waters.

¿Como funcionan los grupos de limpieza?

 

Ellos traen carros con vidrios polarizados, toman fotos averiguan todo sobre la gente y por la noche, cuando van llegando del trabajo, los matan o si no los cogen y al otro día aparecen muertos. Los matan a plomo. Por eso ahora las mamas no le dicen a un "no salga porque lo atracan" sino "no salga que lo matan". Para ellos, más de tres en una esquina significa un parche malo, a veces averiguan. Por ejemplo una vez vino un gato (del F2) ya que todavía funcionan preguntando ¿Dónde venden marihuana? Otras veces hablan con las madres y ellas cometen un grave error diciéndoles por ejemplo, esos hijuemadres de la esquina no dejan dormir, o uno de ellos no deja tranquila a mi muchacha y al otro día los gatitos ya dicen que tienen la información y trannn como quien dice, tienen licencia para matar.

 

 

En toda la zona hay letreros que anuncian los asesinatos: "muerte a viciosos" y "muerte a auxiliadores de la guerrilla". Según los habitantes del barrio los letreros pintados en paredes tienen que dejarse un mes. En las tiendas y billares también aparecen listas con nombres propios que avisan los asesinatos con advertencia como "si no se porta bien se muere".

Es de anotar que entre el 2003 y 2004 han sido capturados en el sector veinticinco presuntos integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), entre ellos, don Alvaro, Gary, Miller, el indio y el Chiquitin, supuestos cabecillas del llamado Frente Capital, fracción paramilitar que desde el 2001ha tenido presencia en los márgenes de Ciudad Bolívar y Altos de Cazucá. «el Frente Capital a su llegada a los barrios periféricos de Bogotá es el caso de "Chiquitín", un individuo de 26 años, tiene una condena de 28 años por 70 homicidios cometidos entre abril y octubre de 2002, pero de acuerdo con sus declaraciones son mas de 137 los asesinatos que cometió, una primera etapa concistio en el "acercamiento" hacia las comunidades locales, con el propósito de hacer una limpieza inicial y expulsar a las milicias y redes de apoyo de la FARC, al Gary se le atribuye un centenar de homicidios de jóvenes entre los 14 y los 22 años, señalados como "desechables", "sapos" o "guerrillos",."»7.

Ciudad Bolívar y Altos de Cazucá, son las zonas con más número de habitantes pero con el menor número de ciudadanos en sus calles. Una localidad llena de jóvenes y jóvenes de una localidad llena de miedo angustia y desesperación. Una ciudad que convive con barrios piratas, asentamientos sin nombre, sin pasado ni futuro y donde el Estado es un fantasma que algunos dicen que aparece en forma de impuestos, allanamientos y detenciones.  

La violencia se ha ensañado con la juventud de Ciudad Bolívar y Altos de Cazucá, que a diario aprieta los dientes despidiendo a sus hermanos, vecinos y amigos ante las campañas de exterminio que sórdidamente llaman "limpieza social", como si con más sangre se fuera a lavar la maldición que pesa sobre este pedazo de Colombia. 

(7) Yo no maté a 37 personas, maté a 137»", El Tiempo, noviembre 7, 2004, p. 1-4.

HISTORIAS ORALES Y DE VIDA

Nosotros llegamos del campo y aquí las cosas son distintas

 

En el campo las cosas eran firmes, uno quería cultivar, entonces no era sino que arreglar la tierra, sembrar y ya se tenia su maíz, su yuca y su plátano. El aire era distinto, en las montañas, eso era un sueño salir y respirar el roció y ver ese verdor. Que el agua-toda la que quería-en la quebrada. Eso era cristalino para el baño y para hacer los alimentos… cuando hacia resolana un buscaba un árbol y en la sombra se descansaba después del trabajo… pero con este peladero no le da a uno ganas de nada. Ese tierrero le jode a uno los pulmones; y que me dice de las casas, toditas amontonadas y, esto se puebla como el rastrojo, con decirle que en un día pueden llegar hasta ocho o diez familias… y así, los problemas y la pobreza… eso es lo que tiene que un aguantar cuando se desplaza de allá para acá. Si yo hubiera sabido como estas condiciones, palabra que me quedo arriesgando hasta la vida. (Campesino 42 años. Roncesvalles, Tolima. Desplazado ubicado en Altos de Cazucá)

MI CHICO NO ERA MALO...

Mi chico no era malo,
dice.
Tenía muchas novias,
claro.
Tocaba la guitarra
y algo
le bailaba en los dedos, malo.
Yo no digo que no fuera
raro,
pero explíqueme, Señor,
por qué lo fusilaron.

 

La violencia en el barrio

 

Entre los hechos que denunciaron recientemente en las ONGs y otras organizaciones que trabajan en la zona de Cazucá, extraemos de un documento de denuncia pública el siguiente aparte que describe la situación:

 

En lo recorrido del 2006 se tiene conocimiento de la ejecución de cerca de 50 jóvenes entre los 16 y 24 años, habitantes de los barrios Julio Rincón, Loma Linda, Villa Mercedes, la Esperanza, Luis Carlos Galán I, La Capilla, Carlos Pizarro y Villa Sandra. Las características de los homicidios fueron similares: ocurrieron en sitios públicos, vías poco iluminadas y con disparos certeros en la cabeza. Las victimas en su mayoría eran jóvenes desescolarizados que no cuentan con empleo seguro y que se agrupan con otros jóvenes del sector, en las esquinas, parques y canchas, a realizar actividades propias de su edad, como escuchar música, hacer fogatas y charlar. (Denuncia publica. Hechos de violencia en Altos de Cazucá. Fundacion para la educación y el Desarrollo Social-fedes-(julio16/2006).

EL TEMOR Y EL VALOR DE VIVIR Y DE MORIR

No sé por qué avenida
movida por el viento de noviembre
rodeando
plazas como sogas de ahorcado
junto a un muro con trozos de carteles
húmedos
era en la noche de tu muerte
y hasta los diarios más reaccionarios
ponían cara de circunstancias
como cuando de repente baja la Bolsa
y yo iba solo no sé por qué avenida
envuelta en la niebla de noviembre
y rayé con una tiza el muro de mi hastío
como una pizarra de escolar
y volví a recomenzar mi vida
por el poder de una palabra
escrita en el silencio
Libertad.

Letra:

Este caldo compartido

Que alimenta nuestros pasos

La pendiente devorada

Por la fuerza del abrazo

El perfume de la piara

Esperanza no abstracción

Reina en esta habitación

Que se aferra a una cañada

La esperanza construida

Clara fuente demostrada

Por los que hacen de este sueño

La vital nocturna...

Nuestra calle liberada

Esperanza deja de ser ilusión

La esperanza ya no más espera dá

Contundente fuego, munición, canción

Sueño barrio de calle liberada

Esperanza deja de ser ilusión

La esperanza ya no más espera dá

Contundente fuego, munición, canción

Sueño vital de patria liberada

Nada por arte de magia

Todo por arte de barrio

De cotidiana batalla

De aguerrida y tenaz

Tarea de muchachos...

(Y muchachas)

Dichos acontecimientos los afirma una mujer adulta:

"Aquí en el barrio las cosas están muy complicadas, yo a veces me quedo hasta tarde viendo televisión, y como a las once apago y me salgo de la casa a mirar, como aquí no hay luz, nadie me ve. Pero yo si veo abajo pasar a los encapuchados, ellos pasan vigilando, cogiendo a la gente que esta por ahí de noche haciendo malas cosas. Los encapuchados hacen cosas malas, hubo un día que mataron a 21 muchachos. Ocho aquí y otros por ahí abajo. Ahora hay una lista de 46 jóvenes para matar. Esas listas las van haciendo con los jóvenes que encuentran en la calle vendiendo droga, acusados de robar o de pertenecer a la guerrilla o a la oposición. (Mujer desplazada 36 años)

El caso de Ciudad Bolívar, los vecinos sindican, además, a los organismos de seguridad, personas de la localidad y a grupos vinculados con el paramilitarismo, allí el asesinato de jóvenes es recurrente y a logrado atemorizar a los pobladores de los barrios mas pobres, que son testigos y dolientes de la muerte de muchachos drogadicto, delincuentes, trabajadores, estudiantes y activistas comunitarios. (Entrevistas con pobladores de la localidad de Ciudad Bolívar)

Parcero

ParceroLetra: wilson castellanos- Arreglos PASAJEROS-

Letra:Cientos de corazones rotos por una bala,

Por una lágrima o por una daga

Cientos de cuerpos rotos

Por no tener un camino de labranza,

Una flor o una esperanza

1991, año de muerte

120 jóvenes asesinados en ciudad bolívar

Y todo como si nada

1991... Año de angustias

Cientos de madres solas

Y usted como si nada

¿dónde íbamos a jugar, dónde... Dónde?

¿dónde íbamos a estudiar, dónde... Dónde?

¿dónde ir a trabajar, dónde... Dónde?

Por eso usted, usted, usted, lo ha matado

Por su maldito silencio usted, usted, usted, lo ha encarcelado

Por su maldito egoísmo usted, usted, usted, lo ha entregado.

Yo le dije que corriera más a prisa parcero, parcero, parcero

Carros muy raros...!

Mire como lo dejaron parcero, parcero, parcero, ensangrentado

Qué le diré a la cucha parcero, parcero, parcero, como ha quedado

Y ese niño que crece será, otro parcero el será... Será otro llanto

De usted, de mí, de todos depende lo sé

Depende el grito depende, depende el llanto

De usted señora, de usted también depende,

De usted pelao depende

Depende el llanto

No parcero no, no se me va, aquí se queda parcero,

Dentro de mi alma

Muy dentro de mi corazón que se quema de rabia

Y se quema d llanto... De desencanto

Oh parceroo... Ciudad bolívar te llama

Y te va a regalar todo su canto

Y el canto que, que te va a liberar

Y gritar y gritar, gritar de espanto

No parcero... No, no se me va

Por más que nos quieran exterminar...!